Influencia de la televisión en la relación familiar

La socialización es el proceso mediante el cual el individuo se hace miembro funcional de la comunidad. Esta se caracteriza por la comunicación, continuidad, imitación de normas y valores que definen al grupo a través de la obtención de premios y castigos por parte del grupo al que pertenece.

Los medios de comunicación se han venido sumando como elementos socializadores y en especial la televisión.

Los efectos positivos

Al tomar como principio la televisión como una fuente de información es importante estar conscientes de la influencia que puede ejercer sobre los hijos, de ahí que para tener un mejor provecho debe haber una supervisión constante sobre los programas a manera de evitar los efectos negativos sobre el menor.

La televisión es considerada un medio de socialización con la capacidad de compensar desigualdades sociales. Así como un elemento de transmisión de conceptos, normas y valores con la posibilidad de ofrecer modelos de conducta.

Es una fuente de entretenimiento y aprendizaje, a través de una programación adecuada es posible aprender mientras se entretienen, existe una gran cantidad de programas destinados a educar de manera formal o informal.

La información aportada incide en la formación de creencias, lenguajes y conceptos de las personas, lo que aporta las herramientas necesarias para interpretar el mundo que nos rodea.

Desarrolla valores positivos como la solidaridad, la amistad, el esfuerzo y el trabajo, por lo que puede ser considerado como un medio de ayuda para configurar la personalidad.

Si se toma como norma ver la televisión en un horario en el cual todos los miembros de la familia puedan sentarse a disfrutar, fortalece los lazos de unión y la comunicación de esta manera se puede controlar los programas que se ven.

Desventajas del uso incorrecto de la televisión

El uso de este medio de información permite, con un buen uso y supervisión, un efecto positivo en las personas, pero también debe tener presente que si no se educa o acatan normas para su uso, podemos quedar expuestos una serie de efectos negativos y sobre todo los niños que son los más vulnerables.

Cuando una persona pasa largas horas frente al televisor puede verse afectado en su desarrollo y crear adicción, en muchos casos los padres dejan a los niños distraerse sin supervisión de la programación por espacio de tiempo prolongado.

Además de los programas educativos y de información también existe una gran cantidad de programas y películas con un alto contenido de violencia y agresividad, lo que puede influir negativamente en el comportamiento de las personas.

Muchos de los programas infantiles pueden contener escenas violentas, de sexo y elementos como el machismo o el egoísmo que pueden ser tomados como modelos de conducta.

En muchos casos puede al ver a todo lo que se expone la familia al usar la televisión puede sentir la necesidad de ser el cerrajero que instale la cerradura para bloquear la sala de televisión, pero con algunos prácticos consejos puede fomentar buenos hábitos televisivos.

Como promover el uso correcto para la familia

Poder hacer un uso provechoso de la televisión está en manos de los padres o jefes de familia, no debe dejarse sin control o supervisión el uso de este, ni ningún otro medio electrónico.

  • Debe establecerse límites para su uso. Nunca se debe hacer la tarea frente al televisor.
  • Al consultar la programación y las clasificaciones de los programas puede seleccionar con facilidad lo que desea que se vea en casa.
  • Buscar las personas u organizaciones que le puedan orientar sobre el un uso adecuado.